Los catalanes siempre hemos tenido una clara vocación europeísta. Como decía el presidente Pujol, Cataluña nace del Imperio Carolingio y, por lo tanto, forma parte del corazón de Europa. A pesar de ser un pueblo europeo milenario, los catalanes no podemos participar en una de las aventuras políticas más apasionantes de la humanidad: la construcción de una Europa unida en la diversidad, que garantice la paz, la democracia y el progreso en un continente que ha escrito algunas de las páginas más oscuras de la civilización (originando dos guerras mundiales o la colonización de medio mundo).

120509_diaEuropa

Una crisis económica sin precedentes que comporta una gran factura social, la excesiva dependencia con respecto a los acreedores externos que nos impide hacer políticas públicas paliativas y las reiteradas amenazas de intervención por parte de Madrid están situando Cataluña, sus ciudadanos y su autogobierno, en los momentos más graves desde la muerte del dictador.

El pasado 25 de abril tuvo lugar en Bruselas una cena europea organizada por Horitzó Europa, en colaboración con Catalunya Empresa Oberta, en el marco de la Semana de actos de Sant Jordi del Casal Català de Bruselas. La cena reunió cerca de 30 asistentes de perfiles profesionales muy diversos. Asimismo, contó con la presencia del eurodiputado Ramon Tremosa (ALDE).

En una cena coloquio en Barcelona, que tuvo una gran afluencia, el pasado 16 de abril, Michael Keating, profesor de la Universidad de Aberdeen, hizo una disección detallada del proceso soberanista de Escocia y de cómo éste puede desarrollarse en el marco jurídico de la Unión Europea. El profesor Keating dio por hecho que el Gobierno escocés organizará un referéndum sobre la independencia de Escocia antes de dos años, porque así se ha comprometido Alex Salmond, primer ministro de Escocia.

El número de primavera de la Revista Òmnium dedica seis páginas a analizar la estrategia de internacionalización de Cataluña. Albert Royo, vicepresidente de Horitzó Europa y autor del reportaje, considera que, a pesar de su potencial, Cataluña es poco conocida en el exterior y analiza los dos elementos que, desde su punto de vista, tienen que constituir la base de la estrategia catalana de proyección internacional: la marca Cataluña y los instrumentos de acción exterior.

Ante los retos sociales, políticos y económicos de un mundo cada vez más globalizado, las naciones europeas necesitan coordinarse a un nivel supranacional. Una Unión Europea con más poder fiscal y político, por lo tanto, forma parte de la solución. Una solución que no comparte el profesor de filosofía Europea del European Institute de la London School of Economics, Simon Glendinning, quien argumenta que los pasos hacia una federación representarán el fin de la libertad. Unos Estados Unidos de Europa, con la consecuente pérdida significativa de soberanía, no es la solución que una nación puede desear. Los deseos de una nación, sin embargo, en ojos del economista Joan Costa-Font se reducen, casi, a los deseos de las élites. Por lo tanto, traspasar competencias a la UE significaría traspasar el poder de las élites nacionales a las supranacionales.

La UE y América del Sur tienen que dejar de darse la espalda porque los dos bloques se necesitan

En un mundo globalizado como el actual, donde la fuerza de China parece condicionarlo todo, las restantes potencias deben elegir entre esforzarse para entenderse con el dragón asiático o construir una alianza con otros bloques continentales. La primera opción presenta resultados inciertos y comporta jugarse el futuro a una sola carta. La segunda opción, en cambio, ofrece más alternativas y refuerza un modelo de relaciones internacionales más equilibrado.

Hoy hace 20 años de la publicación en el Diario Oficial de la Comunidad Europea (DOCE) de la “Resolución sobre las lenguas de la Comunitat i la situació del català Aprobada por el Parlamento Europeo el once de diciembre de 1990, gracias al impulso del entonces eurodiputada y actual vicepresidenta de la Comisión Europea, Viviane Reding, que recogió una petición de los parlamentos de Cataluña y las Islas Baleares.

En la última cena coloquio organizada por Horitzó Europa en Barcelona, Vicent Partal, director de Vilaweb y vicepresidente del European Journalisme Center, abordó las repercusiones de la reciente filtración masiva de documentos secretos de los Estados Unidos (unos 253.000) hecha por WikiLeaks por medio de cinco medios escritos (The Guardian, New York Times, Le Monde, Der Spiegel i El País), así como los claroscuros de las acciones de la organización fundada y dirigida por el australiano Julian Assange.